Reflexiones breves para pensar, sentir y comunicar

Foto de Lina Trochez en Unsplash

Dime cómo estás

¿Cómo estás? No lo pregunto por cortesía. Te invito a que realmente te tomes un minuto y mires hacia dentro. ¿Cómo estás? ¿Cómo te sientes en este momento?

Nuestros sentimientos son una brújula precisa que nos ayuda a navegar por las complejas aguas del día a día. Nos permiten atravesar las tormentas que se presentan en forma de retos que la vida nos presenta a través de relaciones y situaciones, y nos ayudan a llegar a buen puerto.

Nuestros sentimientos son indicadores valiosos de nuestras necesidades y nuestros valores más profundos.

Cuando nos comunicamos con otros, a menudo nos centramos en expresar nuestras opiniones, demandas o juicios, olvidando la importancia de nuestras emociones. Sin embargo, nuestras emociones nos proporcionan una valiosa señal sobre cómo nos afectan las circunstancias y si nuestras necesidades están siendo satisfechas o no.

Al prestar atención a nuestros sentimientos, podemos empezar a entender qué es lo que realmente necesitamos en una situación determinada.

Por ejemplo, si nos sentimos frustrados o enfadados, puede ser una indicación de que nuestras necesidades de reconocimiento o apoyo no están siendo cubiertas. Del mismo modo, si nos sentimos alegres o satisfechos, puede significar que nuestras necesidades están siendo atendidas de manera enriquecedora.

La práctica de la CNV nos invita a cultivar la empatía hacia nosotros mismos y hacia los demás. Al reconocer y validar nuestros propios sentimientos, también desarrollamos la capacidad de comprender y aceptar las emociones de los demás sin juzgar. Esta empatía nos permite relacionarnos con los demás desde un lugar de compasión y comprensión, construyendo puentes de conexión incluso en medio de desacuerdos o conflictos.

No siempre es fácil conectar con nuestras emociones.

La práctica de la CNV no solo nos ayuda a identificar nuestros sentimientos y necesidades, sino que también nos da herramientas para reconocer los patrones que nos llevan a la desconexión emocional. A menudo, estas pautas tienen raíces profundas en nuestra historia personal, incluidas nuestras experiencias pasadas, relaciones significativas y sistemas de creencias internalizados.

Al explorar estos patrones con compasión y autoconciencia, podemos comenzar a desentrañar los bloqueos emocionales que obstaculizan nuestra capacidad para conectarnos genuinamente con nosotros mismos y con los demás.

Este proceso nos invita a explorar nuestras heridas emocionales con comprensión y compasión, allanando el camino hacia una mayor autenticidad y plenitud en nuestras relaciones interpersonales.

Con la práctica de la CNV aprendemos a comunicar nuestros sentimientos de una manera honesta y abierta, sin culpar a los demás. Al hacerlo, creamos un espacio para la empatía y la comprensión mutua.

Cuando nos conectamos con nuestros propios sentimientos y necesidades, también nos volvemos más capaces de entender los de los demás, lo que facilita una comunicación más auténtica y satisfactoria.

 

Recuerda: La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones. La calidad de tus relaciones depende de la calidad de tu comunicación.

Novedades

CNV Práctica - Ciclo 1

Aprende a pensar diferente y a comunicarte mejor con las personas importantes en tu vida. 

Horario de mañana: empieza el martes 7 de mayo
Horario de tarde: empieza el miércoles 8 de mayo

Inscripciones abiertas