La filosofía detrás de mi trabajo

Todos queremos ser felices. Y nos ponemos metas para ello. Quizá queremos perder peso, aprender algo nuevo o ponernos en forma haciendo ejercicio físico. Nos enfocamos en eso buscando más plenitud en la vida. Y, cuando lo logramos, encontramos satisfacción. Pero no plenitud. ¿Cuántas veces has hecho un logro importante y te das cuenta que la satisfacción de ese logro se pasa rápidamente? Es importante tener este tipo de metas, claro que sí. Y es gratificante celebrar nuestros logros. Pero, seamos sinceros. Esto no nos da una plenitud duradera. La plenitud duradera viene a través de nuestro crecimiento y del cuidado de nuestras relaciones.

 

¿Alguna vez has pensado que tu calidad de vida depende de la calidad de tus relaciones? Así es. Y para tener relaciones de calidad, necesitas saber comunicarte de manera eficaz para cuidar todas tus relaciones para que tengan calidad.

 

Esto no solemos pensarlo porque nadie nos lo ha dicho de esta manera. Yo llevo media vida dedicada a aprender y enseñar qué hay detrás del secreto en este aspecto en nuestra vida. Y lo he encontrado. Te puedo decir, felizmente, que todas mis relaciones son de calidad, incluso con las personas con quien tengo dificultades o conflictos. Y esto me trae plenitud en la vida y es el faro que orienta todo lo que hago y todo lo que decido en mi vida. Es mi anclaje, el suelo que me da seguridad.

 

No podemos encontrar verdadera seguridad y fuerza sin integridad. Y parte de nuestra integridad está basada en el cuidado de nuestras relaciones. No puede ser de otra manera.

 

Quiero compartir contigo lo que sé para que tú también puedas vivir una vida más plena sabiendo cómo llevar calidad a todas tus relaciones.

 

Todos queremos ser felices. Y nos ponemos metas para ello. Quizá queremos perder peso, aprender algo nuevo o ponernos en forma haciendo ejercicio físico. Nos enfocamos en eso buscando más plenitud en la vida. Y, cuando lo logramos, encontramos satisfacción. Pero no plenitud. ¿Cuántas veces has hecho un logro importante y te das cuenta que la satisfacción de ese logro se pasa rápidamente? Es importante tener este tipo de metas, claro que sí. Y es gratificante celebrar nuestros logros. Pero, seamos sinceros. Esto no nos da una plenitud duradera. La plenitud duradera viene a través de nuestro crecimiento y del cuidado de nuestras relaciones.

 

¿Alguna vez has pensado que tu calidad de vida depende de la calidad de tus relaciones? Así es. Y para tener relaciones de calidad, necesitas saber comunicarte de manera eficaz para cuidar todas tus relaciones para que tengan calidad.

 

Esto no solemos pensarlo porque nadie nos lo ha dicho de esta manera. Yo llevo media vida dedicada a aprender y enseñar qué hay detrás del secreto en este aspecto en nuestra vida. Y lo he encontrado. Te puedo decir, felizmente, que todas mis relaciones son de calidad, incluso con las personas con quien tengo dificultades o conflictos. Y esto me trae plenitud en la vida y es el faro que orienta todo lo que hago y todo lo que decido en mi vida. Es mi anclaje, el suelo que me da seguridad.

 

No podemos encontrar verdadera seguridad y fuerza sin integridad. Y parte de nuestra integridad está basada en el cuidado de nuestras relaciones. No puede ser de otra manera.

 

Quiero compartir contigo lo que sé para que tú también puedas vivir una vida más plena sabiendo cómo llevar calidad a todas tus relaciones.

 

¡Hola! ¿Tienes alguna duda? Escríbeme
Enviar por WhatsApp