Reflexiones breves para pensar, sentir y comunicar

Foto de Lina Trochez en Unsplash

Los 4 sentimientos troncales y sus matices

La Comunicación No Violenta es una poderosa herramienta para mejorar la calidad de nuestra relación con nosotros mismos y nuestras interacciones interpersonales.

En el corazón de la CNV se encuentran los sentimientos troncales, cuatro emociones fundamentales que proporcionan una ventana a nuestras necesidades.

¿Qué son los Sentimientos Troncales?

Los sentimientos troncales en la CNV son cuatro emociones básicas: alegría, tristeza, miedo y rabia (en la película Inside OutDel Revés en español, añaden uno a estos cuatro: el asco).

Estos sentimientos actúan como indicadores de si nuestras necesidades están siendo satisfechas o no en una determinada situación. Identificar estos sentimientos nos ayuda a conectarnos con nuestras propias experiencias emocionales y a comprender mejor nuestras necesidades. Esta comprensión nos ayuda también a ser más eficaces en la toma de decisiones y a la hora de hacer peticiones.

Estos son los 4 sentimientos troncales y algunos de sus matices:

Alegría/bienestar: La señal de satisfacción

La alegría surge cuando nuestras necesidades están siendo cubiertas de manera que consideramos satisfactoria. Puede manifestarse como felicidad, gratitud, entusiasmo o serenidad.

Reconocer la alegría nos ayuda a celebrar nuestra relación con otras personas y las experiencias enriquecedoras en nuestras vidas.

Tristeza: La emoción de la pérdida, el recogimiento, y la búsqueda de apoyo

La tristeza indica que estamos experimentando algún tipo de pérdida, pequeña, mediana o grande. Puede expresarse como melancolía, pesar, desánimo, decepción, desesperanza, etc.

Al escuchar nuestra tristeza, podemos permitirnos sentir y procesar nuestras pérdidas, lo que facilita el proceso de restauración y sanación emocional porque nos ayuda a ver y reconocer necesidades que estaban cubiertas y que, por lo que sea, ahora no lo están.

Esto nos ayuda a honrar y agradecer aquello que nos ayudaba a cubrir nuestras necesidades y tomar consciencia que ya no está, o no está de la misma manera, para ir hacia dentro y despertar nuestra capacidad de restaurarnos y buscar otras maneras de cubrir nuestras necesidades.

También la tristeza puede generar un movimiento hacia afuera que nos impulsa a buscar apoyo, consuelo y acompañamiento en momentos difíciles.

Miedo: La emoción que nos lleva a prestar atención y buscar claridad

El miedo surge cuando percibimos una amenaza para nuestras necesidades o seguridad. Puede aparecer como ansiedad, preocupación, nerviosismo o pánico. Reconocer nuestros miedos nos ayuda a identificar las áreas en las que necesitamos protección y a tener claridad sobre lo que está pasando para buscar recursos y/o apoyo adicional.

Rabia: La respuesta para cuidar nuestros límites y valores.

La rabia nos indica que es necesario poner en marcha estrategias para cuidarnos, o para cuidar algo o a alguien que es importante para nosotros. Puede manifestarse como irritación, indignación, resentimiento o furia. Al canalizar nuestra rabia de manera constructiva, podemos establecer límites saludables y cuidar aquello que valoramos y que es importante para nosotros.

La Importancia de los matices emocionales

Además de estos cuatro sentimientos troncales, también surgen una amplia gama de emociones más matizadas o sutiles.

Reconocer y nombrar estos matices emocionales nos ayuda a identificar nuestras necesidades de manera más precisa, a expresar nuestras emociones de manera auténtica, y a comprender las experiencias emocionales de los demás con mayor sensibilidad.

Los sentimientos troncales en la CNV ofrecen una guía importante para navegar nuestras emociones y necesidades en nuestras interacciones cotidianas. Al desarrollar una mayor conciencia de estos sentimientos y sus matices, podemos cultivar relaciones más profundas, compasivas y auténticas con nosotros mismos y con los demás.

 

Recuerda: La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones. La calidad de tus relaciones depende de la calidad de tu comunicación.