Reflexiones breves para pensar, sentir y comunicar

Foto de Lina Trochez en Unsplash

Sumisión, rebeldía y libertad

¿Tiendes más a la sumisión o a la rebeldía?

Si tiendes a la sumisión, imagino que a veces experimentas frustración porque no te expresas con autenticidad. Si tiendes a la rebeldía quizá sientes fuerza en esa forma de ser, pero probablemente con frecuencia sientes soledad y una sensación de no ser comprendido o comprendida. ¿Te suena?

La libertad está más allá de la sumisión y la rebeldía.

En la Comunicación No Violenta hablamos sobre la importancia de priorizar la conexión con las necesidades en nuestras interacciones en lugar de reaccionar automáticamente ante las situaciones.

La práctica de la CNV fomenta una conciencia profunda de las necesidades, tanto propias como de los demás, reconociendo que estas necesidades son universales y fundamentales para todos los seres humanos.

Al cultivar esta conexión con las necesidades, se promueve una comunicación más auténtica, compasiva y empática, que permite la resolución de conflictos de manera constructiva y la construcción de relaciones más sólidas y satisfactorias.

En lugar de actuar desde impulsos automáticos o patrones condicionados, la CNV nos invita a tomarnos tiempo para reflexionar sobre las necesidades presentes de todos y así poder responder con mayor claridad y sensibilidad a las situaciones que nos enfrentamos.

Ante situaciones desafiantes, sin esta consciencia de necesidades, a menudo solemos recurrir a la sumisión o a la rebeldía en algunos casos, o echamos mano a la imposición, o nos vamos a la aceptación resignada y el aguante en otros.

Esto es más evidente en relaciones jerárquicas o de poder desigual, como en el caso de padres e hijos, empleador y empleados, profesores y estudiantes, gobiernos y ciudadanos, etc.

Incluso en relaciones donde en teoría no hay desigualdad de poder, ante un conflicto, pueden darse casos en los que surja una “lucha de poder”, un “a ver quién gana”. Cuando esto sucede, ¿existe una tercera opción, además de la aceptación resignada de las exigencias de otra persona, o la rebeldía desafiante contra lo que experimentamos como imposición?

La CNV nos dice que sí: la opción de la búsqueda de estrategias que tengan en cuenta las necesidades de ambas partes.

Echamos mano de la rebeldía o la imposición porque a través de ella buscamos cubrir necesidades importantes como autonomía, autenticidad, y cuidado de nuestras necesidades, entre otras.

En otras ocasiones optamos por la sumisión porque a través de ella buscamos cubrir necesidades importantes también, como seguridad, aceptación o armonía.

Sin embargo, ni la sumisión ni la rebeldía son estrategias saludables o sostenibles porque en estas maneras de responder se quedan sin cubrir muchas necesidades importantes.

Cuando hay rebeldía probablemente no se cubren necesidades que son importantes para que la relación sea enriquecedora como reciprocidad, seguridad emocional, inclusión, cuidado de la relación, inclusión, conexión, respeto, consideración o cuidado mutuo.

Por otro lado, cuando nos vamos a la sumisión, no cubrimos necesidades importantes como autenticidad, autonomía, libertad, respeto mutuo o crecimiento personal.

Por todo esto, ni la sumisión ni la rebeldía son opciones saludables.

¿Qué propone la CNV como una opción más saludable?

Desarrollar una consciencia profunda de lo que son las necesidades, ejercitarnos en la escucha activa y la empatía, desarrollar nuestra habilidad para expresar de manera clara y responsable lo que es importante para nosotros, y cultivar la confianza de que, si priorizamos la conexión, podremos encontrar estrategias que tengan en cuenta las necesidades de todos.

Por eso, la CNV nos propone tener en cuenta que, además de la sumisión o la rebeldía, existe la opción de la elección que surge de la libertad. Cuando tenemos una consciencia profunda de las necesidades de todos, podemos elegir qué hacer para cubrir el mayor número posible de necesidades.

Seguramente habrá situaciones en las que quizá no sea posible cubrir todas las necesidades de todos al grado que nos gustaría, pero, cuando tenemos la experiencia que nuestras necesidades importan y que nuestra voz es escuchada y tenida en cuenta, estaremos más dispuestos a priorizar las estrategias que más necesidades cubran y a priorizarlas sobre otras, teniendo en cuenta el bien común.

 

Recuerda: La calidad de tu vida depende de la calidad de tus relaciones. La calidad de tus relaciones depende de la calidad de tu comunicación.

Novedades

CNV Práctica - Ciclo 1

Aprende a pensar diferente y a comunicarte mejor con las personas importantes en tu vida. 

Horario de mañana: empieza el martes 7 de mayo
Horario de tarde: empieza el miércoles 8 de mayo

Inscripciones abiertas